desplegar menu
La obra de arte es un bien raro, durable, que ofrece a quien la posee beneficios estéticos (placer estético), sociales (distinción, prestigio) y financieros.
No da renta estructurada pero, en tanto se trata de un bien mueble, susceptible de ser revendido con una eventual plusvalía, constituye un objeto potencial de inversión alternativo frente a otros activos.
Raymon de Moulin.
Tarsis - Diseño Web